lunes, 21 de enero de 2013

Procesos de Combustión Teóricos y Reales


PROCESOS DE COMBUSTIÓN TEÓRICO Y REAL

Muchas veces es muy útil estudiar la combustión de un combustible con la suposición de que la combustión es completa. Un proceso de combustión es completo si todo el carbono en el combustible se transforma en el CO2, todo el hidrógeno se transforma en H2O y todo el azufre (si lo hay) se transforma en SO2. Todos los componentes combustibles del combustible se queman por completo durante un proceso de combustión completa. En sentido inverso, un proceso de combustión es incompleto si los productos de combustión contienen cualquier combustible o componentes no quemados, como C, H2, CO u OH.
El oxigeno insuficiente es una razón obvia para la combustión incompleta, pero no la única. La combustión incompleta sucede incluso cuando en la cámara de combustión hay mas oxigeno del necesario para la combustión completa. Esto puede atribuirse a la mezcla insuficiente en la cámara de combustión durante el limitado tiempo que el oxigeno y el combustible están en contacto. Otra causa de combustión incompleta es la disociación, la cual se vuelve importante a elevadas temperaturas.
La cantidad mínima de aire necesaria para la combustión completa de un combustible recibe el nombre de aire estequiométrico o aire teórico. De manera que cuando un combustible se quema por completo con aire teórico, no estará presente oxigeno no combinado en el producto de los gases. El aire teórico también se conoce como cantidad de aire químicamente correcta, o aire 100 por ciento teórico. Un proceso de combustión con menos cantidad de aire teórico está condenado a ser incompleto. El proceso de combustión ideal durante el cual un combustible se quema por completo con aire teórico se conoce como combustión estequiométrico o teórica de ese combustible.
En los procesos de combustión reales es una práctica común emplear más aire que la cantidad estequiométrica, con el fin de aumentar las oportunidades de combustión completa o para controlar la temperatura de la cámara de combustión. La cantidad de aire en exceso de la cantidad estequiométrica se llama exceso de aire. La cantidad de exceso de aire suele expresarse en términos del aire estequiométrico como aire de exceso porcentual o aire teórico porcentual. Por ejemplo, 50 por ciento de exceso de aire es equivalente a 150 por ciento de aire teórico, y 200 por ciento de exceso de aire equivalente a 300 por ciento de aire teórico. Desde luego, el aire estequiométrico puede expresarse como cero por ciento de exceso de aire o 100 por ciento de aire teórico. Cantidades de aire menores que la cantidad estequiométrica reciben el nombre de deficiencia de aire y se expresa a menudo como deficiencia de aire porcentual. Por ejemplo, 90 por ciento de aire teórico es equivalente a 10 por ciento de deficiencia de aire. La cantidad de aire utilizada en procesos de combustión se expresa también en términos de la razón de la equivalencia, la cual es la proporción entre la relación combustible-aire real y la relación combustible-aire estequiométrica.
La predicción de la composición de los productos es relativamente fácil cuando se supone que el proceso de combustión será completo y que se conocen las cantidades exactas de combustible y aire utilizados. Todo lo que se necesita hacer en este caso es aplicar el principio de conservación de la masa cada elemento que aparece en la ecuación de la combustión, sin necesidad de tomar otras medidas. Sin embargo, cuando una trata con procesos de combustión reales, las cosas no son tan sencillas. Por alguna razón, es difícil que los procesos de combustión reales siempre sean completos, incluso en la presencia de un exceso de aire. Por tanto, es imposible predecir la composición de los productos con base sólo en el principio de la conservación de la masa. Por ello, la única opción es medir directamente la cantidad de cada componente en los productos.
Para analizar la composición de los gases de combustión se emplea un dispositivo conocido como analizador de gases Orsat. En este dispositivo se recoge una muestra de los gases de combustión y se enfría a temperatura y presión ambiente, en cuyo punto se mide su volumen. Después la muestra es puesta en contacto con un compuesto químico que absorbe el CO2. Los gases restantes se vuelven a llevar a la temperatura y presión ambiente, y se mide el nuevo volumen que ocupan. La proporción entre la reducción de volumen y el volumen original es la fracción de volumen del CO2, la cual es equivalente a la fracción molar si se supone comportamiento de gas ideal. Las fracciones de volumen de los otros gases se determinan al repetir este procedimiento. En el análisis Orsat se acopia la muestra gaseosa sobre agua y se mantiene saturada todo el tiempo. Así, la presión de vapor del agua permanece constante durante toda la prueba. Por esta razón se ignora le presencia de vapor de agua en la cámara de prueba y los datos se registran en una base seca. Sin embargo, la cantidad de H2o formada durante la combustión se determina con facilidad balanceado la ecuación de combustión. 



Revisar el siguiente archivo: 

Máquinas y Equipos Térmicos I

Bibliografía para la materia de Máquinas y Equipos Térmicos I